Carta abierta a un emprendedor

"Una de las pocas formas que tengo de mostrarte respeto es hablarte con la verdad".

Querido emprendedor:

En los últimos días he estado preocupado por tu ausencia. La última vez que nos vimos, me platicaste sobre el gran proyecto que estabas cocinando y la tremenda oportunidad que sería invertir en él. Te creí. La plática continuó y te di mi retroalimentación, incluso te ofrecí conectarte con personas que podían ayudarte si me mandabas un correo electrónico. Nunca recibí nada. No volví a saber de ti.

He sabido de muchos otros, pero no de ti.

Me preocupa no saber dónde estás, ni cual es el estado de tu proyecto. Pero más aun, me quita el sueño no saber cómo ayudarte. Cuando me platicaste sobre el proyecto llegamos a la conclusión de que el mercado que querías atacar era muy interesante, que el problema de tus clientes era grande y que tenías el potencial de crear un negocio con un valor de decenas o cientos de millones de dólares. Discutimos detalles de la implementación tecnológica e incluso debatimos sobre la mejor forma de volver el producto inherentemente viral. Parecías emocionado y yo sin duda lo estaba.

¿Qué pasó emprendedor? ¿Dónde quedó aquello que me dijiste sobre renunciar a tu trabajo para perseguir de lleno la oportunidad? ¿Será que te intimidó el reto que tenías por delante, o simplemente no era tan importante emprender como pensamos? ¿Ahora que el capital no es el problema, qué te está deteniendo?

Si lees esta carta, me gustaría que reflexionaras y me respondieras. Ojalá esté equivocado y simplemente sea mi distracción la que me impida ver que ahí estás tan trabajador y determinado como siempre. Si es así, búscame para que trabajemos juntos. El camino del emprendedor ya es suficientemente difícil y solitario como para que encima no busques ayuda de los que te rodean.

Si aún crees que juntos podemos generar una disrupción en el mercado, contáctame y volvemos a salir por un café. La vida es demasiado corta como para perder la oportunidad de colaborar con personas que te inspiran. Tú me inspiraste alguna vez y espero que lo hagas de nuevo.

Un abrazo.

CS

César Salazar

Partner @ 500 Startups

I design communities, businesses and products

Share this on