Instrucciones para visitar un museo

He observado que la mayoría de las visitas a museos que he hecho terminan con un sabor agridulce. Por un lado, salgo del edificio con la sensación de que ha sido una mañana productiva y que ahora soy una persona más completa. Sin embargo, por otra parte, me cuesta trabajo recordar con claridad lo que vi o sentí.

Lo peor del caso es que mientras más pasa el tiempo, recuerdo menos y menos lo que vi, a excepción de dos o tres obras y si acaso una sala.

Es por ello que decidí hacer una serie de experimentos y ver si puedo aprovechar mejor mi tiempo. Principalmente me he enfocado en incrementar la calidad y sacrificar la cantidad. Esta idea no es nada nueva y en casi todas las áreas de mi vida en las que la he aplicado, los resultados han sido muy satisfactorios.

Así es como llegué entonces a esta serie de instrucciones, las cuales son sencillas pero pueden ser de suma utilidad para hacer mejor uso de su tiempo en tan bellos lugares.

  1. Asiste al museo en una hora a la que esté relativamente vacío. No importa si sólo te da tiempo de estar una o dos horas. Lo importante es que ese tiempo tengas el espacio para tí.

  2. Si el museo ofrece audioguía, réntala. Normalmente harán que tu visita sea 2 o 3 veces más costosa, pero 10 veces más provechosa.

  3. Pregunta a alguno de los empleados o voluntarios del museo cual es su sala favorita y qué visitarían si sólo pudieran estar en el museo 45 minutos.

  4. Una vez que sepas cuales son los lugares más relevantes, considera visitar sólamente 4 o 5 espacios, pero dedícales 15 o 20 minutos a cada uno de ellos. Si dispones de más tiempo, extiende tu estancia en cada área, pero intenta no aumentar el número de espacios a visitar.

  5. Trata de leer las fichas y haz uso de tu audioguía para aprender más sobre lo que estás viendo. Si tienes un dispositivo móvil con acceso a Internet, aprovéchalo para conocer más sobre la época, el lugar o situación del artista. Así mismo, puedes aprovechas más para explorar las técnicas o materiales utilizados. Enriquece tu estancia con información del exterior.

  6. Si tienes cámara fotográfica, abstente de tomar fotografías a la obra completa. En muchos casos, y particularmente en el caso de obras de fama considerable, las fotografías están disponibles en Internet (y típicamente con mayor calidad). Lo que no puedes dejar pasar es la oportunidad de tomar fotografías de los detalles. Atrévete a tomar acercamientos a las piezas en las que se noten las texturas y reflejos de la luz. Incluso toma fotos de los elementos museográficos o del espacio.

  7. Contempla a las personas que están a tu alrededor y las expresiones que hacen al visitar. En muchas ocasiones, los observadores somos tan o más importantes que la obra desde el punto de vista del autor. La relación que establecemos al observar una pieza es digna de nuestra atención al igual que lo es la pieza misma.

  8. Toma tiempo para reflexionar dentro de una sala que te haya gustado mucho o frente a una obra que te cause asombro. Si hay bancas, aprovéchalas. Si no las hay, pregunta al personal del museo si te permitirían utilizar el piso como asiento. Relfexionar acerca de lo que vemos es lo que nos permite recordarlo a través del tiempo.

  9. Si el museo tiene cafetería, aprovecha para tomar algo y hacer anotaciones sobre tu visita. Al terminar de caminar por el museo es muy factible que tengas muchas ideas dando vueltas en tu cabeza. Esos 35 pesos que te va a costar el café te van a parecer ridículamente baratos cuando veas lo que ganaste en términos de claridad mental.

  10. Comparte tu experiencia. Si tienes un móvil con acceso a Internet aprovecha para subir fotografías, hacer reflexiones en Twitter o preguntar a tus amigos en Facebook si han visitado la exposición y que han opinado. Si no cuentas con acceso tan inmediato a la red, no dejes de compartir la experiencia después.

  11. (Bonus) Experimenta. Éstas son sólo algunas instrucciones que me vienen a la mente pero seguro tu propia experimentación te llevará a conclusiones distintas.

César Salazar

Partner @ 500 Startups

I design communities, businesses and products

Share this on