Sin tomar el manubrio

Como es bien sabido por varios de ustedes, son ya varios meses desde que dejé mi auto y comencé a moverme por la ciudad con mis propios pies. Si se lo preguntan, creo que ha sido una de las 5 mejores decisiones de mi vida.

Particularmente, andar en bicicleta ha sido un verdadero deleite y me preparo para contarles una experiencia bastante reciente que tuve con dicho vehículo de dos ruedas.

Hoy anduve casi 300 metros sin tomar el manubrio mientras seguía pedaleando.

Imagino su cara de ¿y eso a mí qué me importa? ¡Puedes andar de cabeza y no voy a aplaudirte!

Lo sé, para la mayoría debe ser una insignificancia y lo comprendo. Muchos de mis amigos podían hacer esto cuando teníamos 12 años; comprendo bien que no es ningún logro para la humanidad. Sin embargo, para mí ha sido una experiencia reveladora.

Cuando tenía alrededor de 11 años tuve mi primera bicicleta que verdaderamente era de mi tamaño y en ella aprendí a andar en las calles sin temor a cometer una torpeza. Y así como todos los niños intentan cosas nuevas, la versión de mí mismo de 11 años intentó algún soleado día soltar las manos del manubrio e intentar avanzar unos metros.

El resultado inmediato fue una caída no muy severa y un muy buen raspón. Sin embargo, el resultado de largo plazo fue que nunca más lo volví a intentar… hasta hace dos días.

El lunes tomé mi bicicleta para ir a comprar algunas cosas y mientras veía en perspectiva el final de la calle de pronto me llegó de golpe la necesidad de soltar el manubrio. Sin pensarlo mucho simplemente lo hice, no obstante, sólo duré medio segundo con las manos a menos de dos centímetros de la bici antes de volver a sujetarla fuertemente por temor a caer.

Durante mi camino de regreso tuve a bien reflexionar que no podía ser tan difícil. A fin de cuentas, pensé, si hay quien puede andar en monociclo, yo seguramente podría pedalear sin usar las manos.

Esa misma tarde, salí a recorrer las calles nuevamente pero esta vez después de varios intentos, alcancé a soltarlo unos 3 o 4 segundos. De la misma forma, el día de ayer de ida y de regreso de la oficina lo intenté de nuevo, pero en esta ocasión pude andar por unos 10 segundos sin manos. Alegre por el progreso, hoy me dí la oportunidad de probar nuevamente y al fin hoy logré hacerlo a través de 3 cuadras completas sin temor a caer en ningún momento.

Estoy a casi un mes de cumplir 27 años y hoy aprendí a andar en bicicleta sin usar el manubrio. Me pregunto ¿qué cosas que parecen hoy imposibles aprenderé a hacer en los años que vienen? ¿Qué cosas nuevas has intentado y te han hecho sentir feliz?

Hoy yo me vencí a mi mismo y espero que tú también lo hayas hecho. Creo nunca es tarde para intentar aprender a intentar.

César Salazar

Partner @ 500 Startups

I design communities, businesses and products

Share this on